lunes, 16 de febrero de 2009

Sirena Encadenada (II)

Con el símbolo de intocable tatuado
susurró a mi oído un buenos días inesperado
solamente para decir "estoy prohibido,
pero no si seguimos nuestro libido".

Cual melodrama clásico
que deba ser secreto fue acuerdo tácito
que estés atado lo hizo irresistible
y la sorpresiva distancialo volvió sostenible.

Fatal puntapié inicial de la historia
fue una noche etílica y escandalosa
una canción imborrable a la memoria
un beso corto y una sonrisa arenosa.

Sirena encadenada
voz de marfil,
simpleza de pirata,
jugadas de alfil.

Prohibidísima sirena encadenada
de suaves y efímeras pisadas
cuando es sabido un final catastrófico,
el marinero se sabe muerto y continúa el juego mitológico.

No hay comentarios: