martes, 16 de diciembre de 2008

Café con Magnolias

Lo invité a tomar café con Magnolias
con la más frívola calma me contestó con toboganes,
soplando impaciente amaneceres por cada historia
lo que vi de su sombra fueron juglares.

¡Estamos prohibidos! Le grito al unicornio
él hoy mira con gruesos lentes algo toscos.
Nos persiguen los hombres de rojo
y con sandías en los ojos nos mira Gregorio.

El capitán toma con su garfio un habano
y hablando de nubes pardas lo posa en mis labios.
Tragando humo rosa le pregunto a donde vamos,
"¡ruiseñores, acordeones, autopistas!", grita el sabio.

1 comentario:

psicodelic poet dijo...

Si en la borra del cafe vemos las magnolias del ayer..

si en las calmas de un otoño frivolo, enloquecemos cual cuervo en primavera...

Si en cada historai se esconde la parca fumando impaciente..

Si en cada juglar oimos las canciones que jamas debimos haber escrito..

no sera que la poesia llego hasta el sol?...


quiza..

no lo se...

su poesi allega hasta el sol..

es clara...como usted...es una roca...como usted...es magnolia...como usted..

sera qeu es suya la poesia?


sera..

sera qeu leo las mimas palabras una y otra vez?...

sera...

sera que Greg...es mi nombre preferido de habla sajona..

sera..

sera que la poesia llego al sol?


sera que ya nop ay piano, guitarra, bandoneono ruiseñor del cual seguir hablando..

sera..

no lo se..

usted si?



Saludos..

Psicodelic Poet..


Fede...