martes, 12 de agosto de 2008

Noche de ópera

Sentose al borde del abismo
tratando de tomar una desición:
si saltar y aceptar los golpes del conformismo
o seguir sentado, tragando el veneno de la desilusión.

Sentose de nuevo en primera fila
para ser el primero al subir el telón
que vea una escenografía montada en mofina
de una obra con él como único actor.

sus manos anciosas de empezar los aplausos
ni bien terminara la función
quería saber si había alguien
que aunque fuese él mismo aplaudiera su acción.

Levantóse despacio dando la vuelta
de espaldas al escenario, a la actuación
caminó sin voltear buscando alguna puerta
para salir sin ver el final de su ilusión.

No hay comentarios: